Esofagitis

Atención, se abre en una ventana nueva. PDFImprimirCorreo electrónico

 

Es un término general para cualquier inflamación, irritación o hinchazón del esófago, el tubo que va desde la parte posterior de la boca hasta el estómago.

 

Causas, incidencia y factores de riesgo:

Con frecuencia, la esofagitis es causada por el reflujo de líquido que contiene ácido desde el estómago hacia el esófago, una afección llamada reflujo gastroesofágico. Un trastorno autoinmunitario llamado esofagitis eosinofílica también causa esta afección.

 

Los siguientes factores incrementan el riesgo de esofagitis:

Vómito excesivo

Medicamentos como aspirina, ibuprofeno, potasio y doxiciclina

Suplementos de vitamina C

Cirugía o radiación en el pecho (por ejemplo, el tratamiento para un cáncer pulmonar)

Las personas con sistemas inmunitarios debilitados debido al VIH y ciertos medicamentos (como los corticosteroides) pueden desarrollar infecciones que llevan a esofagitis.

La infección esofágica puede deberse a la presencia de hongos, levaduras u hongos levaduriformes (especialmente infecciones por cándida) o virus, como el herpes o el citomegalovirus.

 

Síntomas:

La infección o irritación puede hacer que los tejidos se inflamen y que ocasionalmente formen úlceras. Los síntomas pueden abarcar:

Dificultad para deglutir

Deglución dolorosa

Acidez gástrica (reflujo de ácido)

Lesiones bucales (herpes)

 

Signos y exámenes:

El médico puede llevar a cabo los siguientes exámenes:

Endoscopia

Tránsito esofagogastroduodenal (radiografía con el uso de bario)

Biopsia

 

Tratamiento:

El tratamiento depende de la causa específica. La enfermedad del reflujo puede requerir el uso de medicamentos para reducir el ácido y las infecciones necesitarán el uso de antibióticos.

 

Expectativas (pronóstico):

Los problemas que causan esofagitis por lo general responden al tratamiento.

 

Complicaciones:

Si no se trata, la esofagitis puede causar molestia severa, dificultad para deglutir hasta el punto de originar desnutrición o deshidratación y cicatrización final del esófago. Esta cicatrización puede llevar al desarrollo de una estenosis esofágica, en la cual los alimentos o los medicamentos no pueden pasar hacia el estómago.

Después de años de reflujo gastroesofágico, se puede desarrollar una condición llamada esófago de Barrett que en muy pocas ocasiones puede llevar a que se presente cáncer del esófago.

 

Situaciones que requieren asistencia médica:

Consulte con el médico si tiene síntomas de esofagitis.